Carta de una Opositora a limpiadora en Collado Villalba

No te pierdas esta historia de una mujer que se presentó a una oposición a limpiadora en Collado Villalba, una muestra de como NO debe ser una oposición …

mujer-limpieza

EXAMEN DE LIMPIADORA EN COLLADO VILLALBA

El día 19 de enero de 2009 me presenté a una de las 11 plazas de limpiadora que se convocaron para el ayuntamiento de Collado Villalba. El examen (según el texto publicado en el BOE) “consistirá en la realización de un ejercicio de carácter práctico” relacionado con el contenido de un temario. Para ir bien preparada y quedar por lo menos en la bolsa de trabajo, ya que todos sabemos que estas plazas de consolidación están colocadas, me preparé los temarios sobre:

– La limpieza en oficinas y distintos edificios municipales.

– Productos de limpieza neutros, ácidos o alcalinos.

– Tipos de suelo y su composición.

– Símbolos de los productos y su significado.

– Riesgos laborales y equipos de protección.

– Actuación en caso de accidente.

– Seguridad y salud en las labores de limpieza.

Por si todo esto no fuera suficiente, me estudié la historia de Collado Villalba desde la prehistoria hasta la actualidad. Hasta su himno me aprendí… “Villalba, no hay otra que acoja a todos por igual “

Hay una cosa que me llamó la atención: el eslogan de este municipio “Como la queremos“. Parece una idea sacada después de una juerga nocturna.

Dejando a un lado todo este sacrificio, les diré que llevo toda mi vida trabajando en la limpieza de distintos centros: oficinas, colegios, bancos, etc… pero por contratas.

También diré que me gusta mi trabajo (Algo que no han comprendido nunca algunas de mis amistades)

Y ahora llega la hora del examen…

Nos dejaron esperando en el vestíbulo del instituto a unas noventa personas con todas las puertas cerradas. Una vez entregado el DNI nos dijeron que no podíamos abandonar la sala, de lo contrario quedaríamos expulsados. En ese momento alguien no pudo contener su nerviosismo y dejó escapar alguna ventosidad de esas traicioneras que no sabes si largarte y abandonarlo todo, o mantener la respiración hasta quedarte azulona y reventar.

Nos anunciaron que el tiempo de la prueba sería de 8 minutos y pasaríamos en grupos de cuatro personas, a cuatro aulas diferentes. Mientras tanto me puse a observar al resto de opositoras. Algunas de ellas llevaban unos tacones de infarto. Me preguntaba cómo podrían trabajar subidas en esas alturas. Yo procuré llevar ropa y calzado adecuado para la prueba. También una bata y unos guantes metidos en mi mochila, por si acaso.

– A mi no me pillan. Pensé.

Cuando me tocó el turno subí tranquila y muy segura de mi misma. Al entrar en el aula saludé a un par de examinadoras que ni siquiera me contestaron. Con una rápida ojeada pude percatarme de que allí no iba a haber prueba práctica, simplemente habían colocado cinco productos de limpieza encima de un pupitre. (Detergente con bio-alcohol, amoniaco, lejía, Cristasol y detergente amoniacal). Se me hizo un ademán para que me arrimara a ellos. Como no sabía de qué iba la prueba me quedé de pie esperando órdenes pensando al mismo tiempo que es de mala educación sentarse sin permiso. La examinadora, con sus gafas apoyadas en la punta de la nariz, comenzó a leerme la pregunta.

He de decir que sufrí un poco por ella… no fue capaz, en dos ocasiones seguidas, de leer la pregunta de tirón pero, como es de mala educación intervenir, me mantuve calladita.

1ª Pregunta – Equipo de protección para quitar una mancha de pintura.

2ª Pregunta – Con qué producto quitarías esa mancha de pintura.

Y por último, la patada en la boca y la que me dejó en estado de shock,

3ª Pregunta ¿Mezclarías lejía con amoniaco?

Después de contestar a todas ellas me dijo tuteándome: Ya te puedes marchar. Me despedí correctamente y me fui.

Esa fue toda la prueba de examen. Un examen oral de tres ridículas preguntas.

¿Cómo creen se le queda el cuerpo a una después de tanto estudiar y de tanta experiencia?

A la salida me encontré con el señor que fue examinado antes que yo. Muy decepcionado con la prueba, me comentó que le hicieron solo las dos primeras preguntas y las respondió exactamente como lo hice yo. El ha obtenido un 10. Yo ni aparezco en las listas.

¿Tendrá que ver con que, por ahora, no estoy empadronada en ese municipio?

Recordemos su himno:! Villalba, no hay ninguna que acoja a todos por igual !

Mi enhorabuena a tod@s los que tenéis un 10, y mi pesar a los que estáis por debajo de él porque eso significa ya un insulto.

Después de todo el esfuerzo de organización que supone una oposición, los miembros del tribunal no han sido capaces de elaborar una prueba para valorar objetivamente nuestros conocimientos, porque las limpiadoras somos eso, limpiadoras, pero no analfabetas y las habrá más o menos inteligentes como ocurre en todos los gremios y trabajos. Esto a su vez demuestra lo poco inteligentes y preparados que están las personas que han elaborado este examen.

Y para finalizar, ahí van mis preguntas para los del tribunal :

1ª ¿QUE PESA MÁS UN KILO DE PAJA O UN KILO DE HIERRO ?

2ª ¿DE QUÉ COLOR ERA EL CABALLO BLANCO DE SANTIAGO?

3ª ¿CUÁNTOS ERAN LOS TRES MOSQUETEROS?

¿Te ha pasado algo parecido alguna vez?

Anuncios

Una respuesta a “Carta de una Opositora a limpiadora en Collado Villalba

  1. Hola:

    Gracias por reproducir en vuestro blog el escrito de esta opositora. Para complementar su historia os puedo decir que el examen no fue transparente. Además no se ajusta a las bases de la convocatoria. El examen debía ser de tipo práctico y sin embargo lo hicieron teórico de forma oral. Con lo que no queda constancia de lo respondido, pudiendo así el tribunal manejar a su antojo lo respondido. No todos los opositores pasaron por el mismo tribunal, recordemos que habla de cuatro salas diferentes con dos examinadores por sala. Como la prueba no queda escrita, la valoración no es objetiva, puesto que cada persona valora con criterios diferentes aquello que oye. Además en la convocatoria se habla de invalidar la nota más alta y la más baja en caso de que haya una diferencia de más de tres puntos entre las notas recibidas. ¿Cómo se hace esa invalidación si solo dan nota dos personas? ¿Se anulan las dos? ¿Quién más entra a valorar una prueba en la que no ha estado presente nadie más del Tribunal? En fin un proceso bastante irregular que da idea de cómo trapichear el resultado de un examen de oposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s