Propuestas frente a la crisis: 1.- NECESIDAD DE UN PACTO DE ESTADO Y DE UNA ESTRATEGIA GLOBAL

UPyD ya recogió en el I Congreso Nacional de UPyD celebrado en noviembre de 2009 la necesidad de caminar hacia una economía competitiva, eficiente y equitativa. Éste cambio debe conducirse por una política económica atenta a la mejor configuración institucional de las relaciones de mercado, al respeto a los derechos de propiedad y a la libertad de los agentes económicos —productores y consumidores, trabajadores y empresarios— para establecer sus transacciones. UPyD propugna una economía de libre mercado, sujeta a las intervenciones del Estado que sean necesarias para corregir sus fallos y mejorar la equidad en la distribución de la renta.

A la crisis económica se añaden también los efectos perversos que sobre la economía tienen unas instituciones políticas que dificultan, en vez de alentar, el desarrollo económico. Ello ha sido el resultado de un proceso de descentralización autonómica guiado por fines de clientelismo político, que continúa en permanente revisión pese a que ya ha llegado demasiado lejos. Los ciudadanos no han sacado ventaja de este estado de cosas. El fracaso del sistema educativo, las crecientes desigualdades en el acceso a servicios públicos esenciales como la sanidad, la discriminación lingüística con respecto al idioma español en las regiones que cuentan con dos lenguas cooficiales, la inseguridad jurídica que se deriva de una administración judicial obsoleta y fragmentada, y la falta de una verdadera igualdad de oportunidades ante las Administraciones Autonómicas y Locales para licitar en sus concursos o para obtener de ellas ayudas y subvenciones, son problemas relevantes que se dejan sentir con una intensidad cada vez mayor. Hasta la gestión del agua se ha fragmentado.

Pero lo más relevante ahora es que, con la actual organización territorial del Estado, es prácticamente inviable el desarrollo de una política para impulsar la salida de la crisis, pues el Estado no dispone de los recursos suficientes y se ve impelido a malgastarlos en dar satisfacción a los intereses espurios de los gobiernos regionales, en especial de aquellos que, ostentados por coaliciones nacionalistas, intercambian reconocimientos competenciales o dotaciones presupuestarias por su apoyo político en el Parlamento de la Nación.

La política económica que se requiere en España tiene que abordar simultáneamente la corrección de los efectos de una coyuntura adversa en el corto plazo y las necesidades de un cambio estructural que permita asentar sobre bases sólidas el crecimiento a largo plazo.

Congreso de los Diputados, extensión 5927Y ello, dentro de un estricto marco de disciplina financiera en las Administraciones Públicas que impida el derroche de unos recursos que son muy escasos, así como una continua apelación al déficit y, por tanto, a un endeudamiento que puede llegar a pesar gravemente sobre las generaciones futuras y causar daños al sector privado de la economía. Por ello, UPyD rechaza las medidas de parcheo que se han ido adoptando por el Gobierno a lo largo de la actual legislatura y apela a la realización de los esfuerzos que sean necesarios para que, desde un diagnóstico compartido, los expertos en Economía, las fuerzas políticas, los sindicatos y las organizaciones empresariales puedan llegar a la formulación de un ambicioso programa de política económica orientado hacia la salida de la crisis. Por otro lado, la economía no sólo debe ser competitiva y equitativa, sino medioambientalmente sostenible. Se trata de objetivos armonizables y es imprescindible armonizarlos si queremos transmitir un planeta habitable a las generaciones futuras.

Unión Progreso y Democracia fue un partido pionero en la propuesta de un gran Pacto de Estado (solicitado en el Pleno del Congreso de los Diputados por primera vez el 10 de febrero 2009) con el que hacer frente a la crisis, puesto que los diferentes problemas que padece la economía española están interrelacionados y superan lo económico y social: la crisis que sufre España es también institucional. Por eso defendimos en su día la necesidad de construir algo más serio y más ambicioso que los meros acuerdos puntuales: un Pacto de Estado basado en un diagnóstico común sobre los orígenes y las medidas para salir de la crisis. Es necesario un baño de realismo. La caída de la producción y la disminución de los recursos a repartir hacen imposible que todos podamos mejorar o seguir igual que antes. Sin embargo, sí cabe repartir los costes de manera más justa y sentar las bases para la reanudación del crecimiento. Ello requiere la aplicación de medidas que pueden ser poco populares a corto plazo pero que resultan imprescindibles para salir de la crisis y diseñar un horizonte de futuro estable y competitivo. Eso sólo será posible con un gran acuerdo que para nosotros ha de tener el contenido y la categoría de Pacto de Estado, algo que el Gobierno ni siquiera ha propuesto en el documento que analizamos.

 Interpelación urgente sobre la necesidad de un Pacto de Estado. Congreso de los Diputados, 21 de mayo de 2009. Moción de 2 de junio de 2009.

 Discurso de Rosa Díez sobre el verdadero Pacto entre PSOE y PP para no cambiar nada. Congreso de los Diputados, 17 de febrero de 2010.

 Análisis de las propuestas del gobierno para el “Pacto del Zurbano”, 4 de marzo de 2010.

 Enmienda a la totalidad al Proyecto de Ley de Economía Sostenible. Congreso de los

Diputados, 2 de junio 2010.

 Propuestas de resolución debate sobre el estado de la nación 2009 – Pensiones

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s